¿ A tú novio se le van los ojos.?   2 comments

bella sonrisa

El restaurante es hermoso y la comida estuvo formidable. Durante el postre compartes miradas y risas con tu pareja, visiblemente enamorada de ti. Pero esa tarde de ensueño se va a ir por la borda en cuestión de segundos, cuando los ojos de él rompan ese lazo invisible para desviarse hacia esa chica de figura espectacular que acaba de sentarse a dos mesas de distancia.

¿ Qué hacer en esa situación.? ¿ Le reclamas a tú chico.?
¿ Decoras su mejilla con una cachetada o sus costillas con
un codazo accidental.? ¿ Haces un escándalo.?
¿ Finges que no pasa nada.? Difícil decisión. Y es que lo que
podría parecer simplemente pésimo y ofensivo hábito del
género masculino, es un reflejo casi inevitable que
el hombre tiene desde la prehistoria.

Las señales del romance del Capitán Cavernícola
A diferencia de las hembras de otras especies animales
y de nuestros ancestros primates, la mujer como actualmente
la conocemos no pasa por una etapa de celo y por lo tanto
no presenta señales evidentes que permitan al macho saber que
existe la posibilidad de copular con ella.

Miradas dispersas

Por ello, según Rodrigo Vidal, director de Ciencia, Educación y Sociedad del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, el hombre siempre busca (de forma inconsiente) signos que le indiquen que una hembra puede ser, más que una pareja sexual, una buena madre.

Por ejemplo, ver a una mujer de cadera ancha hace pensar al cerebro del hombre que se trata de una hembra con un canal de parto amplio y que por ello no tendrá problemas para dar a luz, problema muy recurrente en los inicios de la raza humana, cuando muchas mujeres morían al dar a luz, dejando al bebé sólo con su padre.

Hermosa mirada

Además de la cadera, el cerebro humano masculino interpreta un par de
senos grandes como una garantía de que estos serán excelentes productores
de leche para su decendencia. Así, cuando los ojos del hombre se cruzan
con la combinación atractiva de cadera y busto, el cerebro masculino,
precargado con una memoria genética de millones de años , catalogada a la
mujer como una buena proveedora (aunque no tenga la menor posibilidad de
intercambiar más allá de un tímido saludo con ella). Irónicamente, está
comprobado que en la actualidad ni el tamaño de la cadera ni los senos se
relacionan con la capacidad reproductiva o de alimentación de la mujer.

Solamente una (cosa a la) vez
Según el doctor Óscar Galicia, coordinador del Laboratorio de Neurociencias
de la Universidad Iberoamericana, por medio del llamado “reflejo de orientación”
el ser humano constantemente centra todos los sentidos en un sólo elemento
relevante para su atención. Se puede tratar de cualquier estímulo:   una
explosión, el claxón de un automóvil, un resplandor muy fuerte . . . o una
mujer atractiva, en el caso de los hombres.
“Algo que sucede es que normalmente los hombres reconocemos la silueta femenina
como algo potencialmente relevante desde el punto de vista biológico, pues se
trata casi de un reflejo”, asegura el experto.

Super Silueta S

“Pareces botella de Coca-Cola”

Curiosamente, según estudios en neurociencias, se ha detectado que más allá del tamaño del busto o de la cadera, los hombres se ven atraídos por el contraste entre la cintura femenina, el tronco y la cadera. Así, una silueta en forma  de “s” llama poderosamente su atención en la cintura, compara rápidamente su relación con el resto del cuerpo. De hecho, una hipótesis señala que al comenzar a andar en dos pies, los órganos sexuales de las hembras primates quedaron ocultos a la vista del macho, lo que forzó a la evolución de la silueta y el busto de la mujer, que a la larga permitiría que un macho pudiera distinguirla a la distancia.

¿ Que hacer entonces. ?

” Como señalan los psicólogos de pareja, la bas de toda relación es la confianza”,señala Rodrigo Vidal, quien subraya que si tu pareja voltea a ver a otra mujer no debes tomarlo como falta de interés en tú persona, como una competencia estética, o peor aún, como un acto de Infidelidad, sino simplemente como un acto instintivo.

Por ello lo recomendable es platicar con él y dejarle claro cómo te sientes cuando mira a otra chica. Con algo de suerte comprenderá tu incomodidad y hará el esfuerzo de dominar ese institnto, por lo menos cuando se encuentre contigo (tampoco pidas milagros).

Pero también debes tener muy presente que la monogamia no vuelve ciegos a los hombres, pues ésta se trata de una decisión voluntaria y consciente del ser humano, una convención cultural contraria a la biología del hombre y la mujer, como señala en Doctor Galicia.

Al final de cuentas, no importa qué tanto se ” les vayan ” los ojos a tú novio, pues
está comprobado que la hembra es quien elige asu pareja, ya que la diferencia del
macho, que aporta apenas una cucharadas de sus genes para tener un hijo, es la
mujer quien realiza la mayor inversión, de forma que tú siempre tendrás el sartén
por el mango.

Compartido por:   Webmaster

Anuncios

2 Respuestas a “¿ A tú novio se le van los ojos.?

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. decendencia
    genética de millones de años , catalogada a la
    Solamente una (cosa a la) vez
    Como señalan los psicólogos de pareja, la bas de toda

  2. me parece interesante lo poco que he leìdo.
    mañana le sigo………..
    bye.

Por favor, deja un comentario ..

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: