Archivo para junio 2012

Cuatro Factores que motivan el DIVORCIO en las parejas mexicanas   Leave a comment

 

Por Andrea Limón Fonseca

RESUMEN:

El estudio de la ruptura matrimonial recibe desde hace años atención especial. En este trabajo se analizó, en una muestra de personas divorciadas en México, 24 mujeres y 17 hombres, con un rango de edad entre los 25 y 65 años de edad, los factores que motivan a las parejas al divorcio. Se consideró que los principales factores son la falta de comunicación, la infidelidad, los problemas económicos y la violencia. Estos factores fueron divididos en psicosociales, económicos y sociodemográficos. Los resultados muestran que estos cuatro principales factores tienen igual importancia tanto para las mujeres como para los hombres. Asimismo la muestra demostró que la falta de comunicación, los problemas económicos y la violencia son los factores más comunes por los cuales las personas se divorcian. Por otro lado, surgieron otros factores, como lo son la confianza, el abuso de alcohol y otras sustancias, la diferencia de estatus socioeconómico de las parejas, entre otros.

 

INTRODUCCIÓN

Sandoval (1996) afirma que el divorcio es un intento por resolver los conflictos que se dan por las exigencias de la vida marital. Mientras que Westman y Cline (1973) señalan que el divorcio es una medida drástica que los esposos toman cuando el matrimonio no funciona y esto afecta directamente a la pareja, ya que se altera el estilo de vida de las personas involucradas, debido a que el divorcio va acompañado de sufrimiento y perturbación. Por otro lado, según Bloch (1994) existen ciertos factores que propician el divorcio: la calidad de relación de pareja, el número de hijos, así como su sexo y edad, la situación económica, las expectativas de la pareja a corto plazo y largo plazo, su vida laboral, su preferencia socioeconómica y cultural. Asimismo, Rincón (1994) menciona ciertas características que hacen que la pareja sea más propensa al divorcio, como lo es contraer matrimonio entre los 15 y 20 años de edad, debido a que los cónyuges no están preparados para llevar a cabo los roles que les corresponden, tener una religión diferente a la del cónyuge, contar con la desaprobación de los padres y amigos de la pareja, así como contraer matrimonio por causa de un embarazo. Napler (1994) establece que existen ciertos patrones que llevan al rompimiento marital, en donde uno de los cónyuges busca cercanía y reafirmación, mientras que el otro, busca la separación y la independencia debido a que este tipo de parejas no se casan de manera accidental, sino por una necesidad de definir sus necesidades separadas en relación al otro. La ruptura de parejas en muchas ocasiones se debe a que el hombre, desde pequeño es educado como un elemento activo que abandona el hogar, mientras que la mujer raramente se aleja del compañero y los hijos (Garza, Caracho, Manautou, Garza, Margain, Khoury, 2006).

La causa de divorcio no es una cuestión baladí a la hora de negociar entre la pareja las condiciones específicas del mismo. Primero, porque determinados comportamientos pueden, una vez asumidos, culpabilizar al sujeto y hacerle menos proclive a la discusión. Después porque comportamientos específicos pueden utilizarse en su contra una vez que la pareja está inmersa en el proceso en el proceso judicial e incluso en los que posteriormente se puedan generar (Moncó, 2010). Sin duda, por encima de las razones personales de cada uno, e incluso de las interpretaciones o las objetivaciones que el sujeto realice, un divorcio es siempre doloroso (Moncó, 2010). La dureza del divorcio, su tardanza, la justicia o la injusticia con la que el sujeto se siente tratado, la situación personal e incluso ciertos caracteres de la propia personalidad pueden aumentar la dificultad de esta situación hasta grados realmente notables (Moncó, 2010).

Estudios recientes que hablan sobre ruptura conyugal confirman hallazgos clásicos o conjeturas clínica relativas al carácter multifactorial del conflicto conyugal y a sus efectos dañinos sobre el individuo, su familia y la sociedad. Por ejemplo, el alcoholismo es más frecuente entre los separados, la longevidad es mayor en miembros de parejas bien ávidas, los miembros de parejas desintegradas son más propensos al suicidio, la depresión se asocia con el conflicto y la ruptura conyugales, los desórdenes de ansiedad son más comunes entre los miembros de parejas en conflicto, la productividad laboral se deteriora en la personas con malas relaciones de pareja, y en general, la calidad de vida es significativamente mayor en los integrantes de parejas funcionales (Sánchez Sosa, 1997).

Por otro lado Brenton (1994) afirma que para tener un matrimonio duradero y satisfactorio es recomendable que la pareja haya finalizado sus estudios, se casen después de los 20 años de edad, que la pareja se conozca por lo menos 9 meses antes de contraer matrimonio y que los padres de la pareja estén de acuerdo con el compromiso. Levinger (1999) afirma que los cambios culturales han permitido la disolución de matrimonios infelices, incrementando así que los miembros de las relaciones se tornen menos tolerantes a las irritaciones que surjan dentro de su matrimonio.

Otro factor importante que hay que tomar en cuenta es que la mujer contemporánea se ha desarrollado en el ámbito laboral, dejando a un lado el interés único del bienestar emocional de su matrimonio, buscando una colaboración por parte del hombre en los roles estereotipados como femeninos (Garza et al 2006). Colleman y Hammer (1992) afirman que el divorcio despierta en la pareja sentimientos de fracaso, que es una de las tareas más importantes de la vida, teniendo como consecuencia una sensación de inadecuación personal y auto evaluación, desilusión, depresión, soledad, tensión, culpa, alteraciones en la vida sexual y problemas económicos.

De acuerdo con la literatura consultada, en México los factores de divorcio más sobresalientes para llevar a cabo el divorcio son la violencia, la falta de comunicación, la irresponsabilidad, la infidelidad, el abuso del alcohol, el mal acoplamiento, adversidad económica y los celos. Asimismo, las implicaciones pueden ser de índole económica, social, personal y jurídica. En este trabajo, con base en lo observado y por resultar de mi total interés, solo analizaré 4 de estos factores, los cuales son la falta de Falta de comunicación: Es la imposibilidad de expresar o decirse mutuamente lo que sienten o lo que piensan. Infidelidad: Es la relación fuera del lazo conyugal que uno de los miembros establece con otra persona, y con quien obtiene no solamente una relación sexual, sino también una relación de tipo amorosa. Esta puede ser a corto o a largo plazo. Problemas económicos: Es la falta o carencia de recursos económicos dentro del matrimonio y como resultado se presentan serios problemas financieros que afectan la relación de pareja, así como se también se pueden presentar conflictos en relación al gasto y administración del dinero. Violencia: El acto de abusar de la fuerza o autoridad para dañar, perturbar o agredir, ya sea física o verbalmente a la pareja.

Falta de comunicación

La comunicación es un proceso que cumple dos funciones principales, en primer lugar, la autorregulación de la relación en cuanto a su papel en la solución de problemas permite estructurar el manejo de situaciones buscando alternativas, implementándolas y evaluando el resultado, la segunda es la motivacional, que hacer referencia a la satisfacción de necesidades emocionales y afectivas (García Padilla, Ballesteros, Novoa, 2003) El papel de la comunicación en las relaciones íntimas ha sido abordado por la investigación psicológica y social desde hace más de 30 años. Dentro de este campo, se ha prestado especial atención a los patrones y estilos de comunicación presentes durante el intercambio simbólico llevado a cabo por las parejas (Sánchez, Díaz-Loving, 2003), sin embargo, los problemas de comunicación dentro de la pareja suelen definirse como uno de los principales factores de conflicto. Algunos estudios han encontrado que son las mujeres las que se quejan más que los hombres en relación a problemas de comunicación (Wolcott 1999). Algunos otros también han reportado acuerdo entre los géneros para esta dimensión. Tales diferencias pueden estar relacionadas en cómo los factores son expresados e interpretados dentro de códigos específicos. Por ejemplo, Burns (1984) incluyó la falta de intereses en común en la categoría de falta de comunicación (Wolcott 1999).

Por otro lado, existen situaciones internas y externas que hacen que la comunicación entre la pareja se deteriore. Las primeras se presentan cuando no se le reconoce al otro sus propios valores y no busca los momentos oportunos para decir las cosas, por lo que puede llegar a provocar agresiones verbales y discusiones, en vez de lograr una comunicación respetuosa, abierta y sincera. Mientras que la segunda sería un situación como el distanciamiento a causa de vivir en diferentes lugares, ya que esto provoca que la pareja se pierda de experiencias de la vida diaria, como son sus inquietudes, gustos, temores, ilusiones, de lo que cada uno lleva dentro de si. Mientras no exista una buena comunicación, habrá reconciliaciones poco duraderas en la pareja, porque repetirán las mismas fallas de antes. Esto hará caer a la pareja en una falsa tolerancia, nada saludable para la relación, debido a que propicia que cada uno viva su vida en forma independiente, hasta que esto termine en divorcio. También puede llegar a existir conflictos en la comunicación debido a que cada persona, ya sean hombres o mujeres, perciben las cosas de diferente manera; ellos son objetivos, directos, literales y dicotómicos; mientras que las mujeres son subjetivas, indirectas y ambiguas, tienen mayor flexibilidad en sus opciones y utilizan la intuición (García, 1998) La comunicación de la pareja se ve afectada por la depresión y por las señales de socorro dentro del matrimonio. Según estudios de Heene, Buysse y Oost (2005) la presencia del estrés en uno de sus miembros tiende a una comunicación conflictiva disfuncional a mantener una conducta negativa respecto a la solución de sus problemas haciendo de la comunicación aún más negativa y corrompida (Garza et al 2006).

Además, el tema que más literatura ha generado en relación con los patrones de comunicación es el de las diferencias de género. La evidencia demuestra que las mujeres son más tendentes a expresar el afecto negativo y las quejas durante una discusión, mientras que los hombres tienden a retirarse o evitar la discusión. Este patrón diferencial de comunicación para hombres y mujeres parece ser más consistente en los matrimonios con conflicto (Montes-Berges, 2009). En cuanto a la necesidad de que la pareja sea o no matrimonio o pareja estable para que presenten este tipo de patrón de comunicación, existen estudios en ambas direcciones. Mientras que algunas investigaciones han demostrado que este patrón es únicamente propio de matrimonios sin que aparezca en fases de noviazgos, otros aseguran que en parejas estables que no viven juntos este patrón también se tiene más frecuencia de uso. Otros estudios han estado encaminados a dilucidar cuales son los patrones de comunicación usados en relaciones de citas, o a relacionar el uso diferencial de los patrones de comunicación con otras variables más diversas como la incidencia de depresión de uno de los miembros de la pareja (Más frecuentemente en la mujer) o con la existencia de posibles relaciones entre el uso de uno u otro patrón de comunicación y la existencia de desórdenes de personalidad o de hostilidad manifiesta (Montes-Berges, 2009).

Infidelidad

Socialmente, se piensa que la infidelidad es el resultado de las crisis de la pareja, y esta no es solo sexual, pues el cónyuge infiel busca aspectos que su pareja no le brinda y estos pueden ser intelectuales, físicos y/o emocionales. Cuando existe infidelidad en la pareja, la víctima presenta una serie de sentimientos negativos hacia su persona. Al descubrirse la infidelidad, es natural que se llegue a sentir dolor, pérdida de autoestima, angustia y rabia. Al estar experimentando estos sentimientos lo más lógico es que la persona quiera ponerle fin a la relación, sin importar las consecuencias a terceras personas (Garza et al 2006). La infidelidad a menudo connota una deterioro en la esfera del matrimonio asociado con la perdida de amor, confianza, indiferencia y separación (Wolcott, 1999). La infidelidad depende en gran medida de la elección de la pareja. De acuerdo con Lee aire (1986), esta decisión se lleva a cabo tanto por factores conscientes como inconscientes y además, restringidos al medio donde habita cada individuo, es decir, la elección no es al azar, sino que se determina de acuerdo con las actividades realizadas, que permiten conocer o relacionarse con otras personas. Es más fácil que las personas se sientan atraídas hacia personas que realizan el mismo tipo de actividad o comparten gustos similares, que hacia aquellas con quienes no tienen los mismos marcos de referencia (Garza et al 2006). La infidelidad no es el factor desencadenante del divorcio. Confirma lo dicho por Tordjman (1989), respecto a que es una gran prueba para la educación tradicional a la que estamos sometidos. Es muy tolerada la infidelidad masculina, pues existen creencias que la sostienen tales como pensar que el hombre es más potente, con mayor necesidad sexual. Dentro de la sociedad mexicana existe el mito de que el hombre debe ser fuerte, racional, mujeriego y con éxitos sociales más públicos que privados, lo cual de cierto modo justifica la infidelidad (Garza et al 2006). Sin embargo, el impacto de la infidelidad como motivo de divorcio puede depender de la importancia que individuo le dé (Wolcott, 1999).

Violencia

Entre los factores de divorcio, encontramos las conductas de violencia familiar cometidas por uno de los cónyuges contra el otro, o hacia los hijos de ambos o de algunos de ellos. Asimismo, el incumplimiento injustificado de las determinaciones de las autoridades administrativas o jurídicas que se hayan ordenado tendientes a corregir los actos de violencia familiar hacia el otro cónyuge o los hijos, por el cónyuge obligado a ello. Este factor de divorcio conlleva dos aspectos, por un lado el desacato a una orden de autoridad que amerita una sanción y, por el otro, proteger la integridad física y psíquica de los miembros de la familia (Instituto Aguascaltense de las Mujeres, 2007).

La violencia en la pareja es una práctica universal, porque no distingue edad, estrato socio económico o cultural, nacionalidad, religión, raza, orientación sexual o antecedentes personales, tampoco años de convivencia ni número de hijos. La violencia puede clasificarse en maltrato físico o daño corporal. El psicólogo considera que ante la causa de una herida en los sentimientos del individuo, la consecuencia es el miedo, la humillación y el maltrato sexual que obliga a la víctima a realizar actos no deseados, abandono, cuando no se cumplen las obligaciones de cuidado y atención y financiera, la cual se refiere a apropiarse o destruir el patrimonio de la pareja (Garza et al 2006). Dentro de la violencia existe una situación cíclica que se desarrolla en tres fases, la primera se caracteriza por la acumulación de tensión en las interacciones, en donde existen golpes menores y se incrementan los celos, posesión y opresión. Aquí la victima niega la existencia de cualquier tipo de violencia o maltrato. La segunda se caracteriza por el descontrol y la inevitabilidad de los golpes, en donde la víctima se muestra sorprendida ante la presencia imprevista de estos. Y por último la fase del arrepentimiento. La víctima tiene la esperanza de que el compañero violento cambie, y esto provoca que continúe recibiendo abusos. La violencia en el matrimonio ejercida por los hombres es propiciada por diferentes factores tanto internos como externos. Como factores internos se encuentran la predisposición aprendida hacia la violencia. Las personas que provienen de un hogar violento ven el uso de la violencia como respuesta para la resolución de problemas. La dependencia del alcohol y otras drogas. El uso de estas sustancias solo ayuda al abusador a minimizar su responsabilidad personal por estar en estado inconveniente. El problema realmente radica en un mal uso de manejo de estrés, así como la falta de expresión. Culturalmente se espera que los hombres sean fuertes emocionalmente, sin llegar a demostrar sus sentimientos, y usan la violencia como su medio de comunicación de hacer expresar su poder y masculinidad. Los hombres violentos no tienden a ser asertivos, debido a que pierden su locus de control interno en situaciones amenazantes (Garza et al 2006). Los factores externos para ejercer la violencia son el económico, ligado con problemas laborales como el desempeño o la insatisfacción laboral, lo que provoca que se desquiten con la pareja recurriendo a la violencia (Garza et al 2006). Los terapeutas de pareja han reportado que entre el 40% y 60% de las parejas que buscan terapia han experimentado episodios de violencia en sus relaciones y solo entre el 6% y 10% de los clientes consideran a la violencia como un problema.
La violencia propicia muchas veces inestabilidad emocional en la pareja y en la familia, divorcio, desintegración familiar y efectos en los hijos, que se pueden reflejar en un bajo rendimiento, deserción escolar, incorporación a un mercado laboral precario, así como posibilidades de sufrir abuso sexual, caer en la prostitución o incurrir en actos delictivos (IAM, 2007)

Problemas económicos

Respecto a los problemas económicos, Ojeda (1989) observa que aun cuando el divorcio y la separación ocurren en todos los grupos sociales, muestran distinta intensidad entre los mismos. La mayor se da entre las mujeres cuyos esposos o compañeros son trabajadores no asalariados en el sector no agrícola, campesinos o trabajadores asalariados agrícolas, mientras la intensidad menor se presenta entre la burguesía y la pequeña burguesía, el proletariado típico y el no típico (Ojeda y González, 2008). Ahora bien, el nivel educativo de la mujer y su incorporación al mercado laboral tienen una relación positiva con la probabilidad de disolución. Las mujeres con mayores niveles educativos y las que trabajaron antes de la unión tienen mayor riesgo de terminar de manera voluntaria su unión (Ojeda y González, 2008). La misma relación guarda el tamaño de lugar de residencia: a mayor número de habitantes en la localidad de nacimiento o de residencia, mayor la probabilidad de disolución (Ojeda y González, 2008) El número de hijos también ha sido relacionado de manera inversa o negativa con la disolución de las uniones. Solís y Medina (1996) aseguran que las parejas con mayor número de hijos tienen menor probabilidad de disolución.

Por otro lado, los problemas económicos pueden aumentar el aislamiento, el estrés emocional, la depresión y la baja estima de sí mismo, que, a su vez, pueden generar o afectar las tensiones matrimoniales (Wolcott, 1999). Agencias de asesoramiento matrimonial y apoyo familiar han sugerido que las tensiones financieras tienen un impacto negativo y las relaciones y la vida de familia (Wolcott, 1999). La manera en la que las finanzas son manejadas en el matrimonio puede representar problemas de fondo de poder y autoridad en una relación que puede contribuir a una insatisfacción en general (Wolcott, 1999).

En un estudio sobre dinámicas familiares en México, se encontró que un 14% de las mujeres que eran jefas de hogar, quienes eran la principal fuente de ingresos económicos de sus hogares, afectaba sus relaciones conyugales que concluyen en divorcio o en separación (García, 2006). La redefinición de los papeles en las familias mexicanas ha generado frecuentemente conflictos puesto que, puede observarse que por un lado, la esposa cambia sus expectativas y espera por parte del esposo un cambio en el mismo sentido, pero, por otro lado, el esposo puede resistirse al cambio. Algunos estudios en México (Esteinou 1996) y otros de mayor envergadura en otros países (Barbagli 1990; Cherlin 1992) han señalado que los conflictos nacen sobre todo cuando los esposos continúan comportándose como si no hubiera cambiado nada y siguen manteniendo como expectativa la división tradicional de papeles y de poder. Lo anterior supone la presencia entre la pareja de dos códigos culturales que entran en conflicto (Esteinou, 1996). En consecuencia, dicho proceso implica ajustes, tensiones, conflictos, e incluso puede conducir a la disolución de la pareja. En este sentido es interesante observar lo que ha sucedido en otros países en donde este tipo de familia es mucho más frecuente. Algunos autores (Barbagli 1990) han observado que el hecho de tener un buen trabajo por parte de las mujeres se ha vuelto tan importante que ya no tiene el peso vinculante que antes tenía en el matrimonio y la familia; la posición e identidad social de una persona dependen menos que antes del matrimonio y de la familia y más que antes del trabajo; esto es consecuencia del aumento de la centralidad del trabajo y de la disminución de la interdependencia económica de los miembros de la familia y ha contribuido de esta manera, a que sus relaciones sean más intensas y al mismo tiempo más frágiles. Las bases del matrimonio o de la unión han cambiado, por lo tanto puesto que cada vez los individuos evalúan su matrimonio o su vida de pareja sobre la base de las satisfacciones individuales, afectivas y emocionales que les brinda, y aspectos como la interdependencia económica, el peso del grupo familiar, del medio social o de la religión se vuelven menos constrictivos para mantener dicho vínculo (Esteinou, 1996).

Tradicionalmente los sentimientos de incompatibilidad, el cambio de intereses, la injusta división de las labores o el no sentirse románticamente apegado son algunas razones para dejar que un matrimonio sea considerado más a ser una competencia de aquellos en un status socioeconómico más alto que sus parejas, mientras que las parejas con un status socio económico más bajo requieren de razones instrumentales más terribles como la violencia física, el abuso del alcohol y la falta de apoyo económico para la ruptura matrimonial (Wolcott, 1999).

Existen otro tipo de factores que influyen en la disolución conyugal sobre los que nos documenta la investigación antropológica en torno a los géneros y los estudios históricos de las familias mexicanas. Estos dan cuenta de la importancia de aspectos culturales, institucionales y de genero que influyen en las disoluciones conyugales y las difíciles condiciones sociales a las que se enfrentan las parejas (Ojeda, 2008).

Estudios sobre las razones de ruptura matrimonial desde la perspectiva de los hombres y mujeres divorciadas han proporcionado ideas socioculturales, psicológicos e históricos en el divorcio (Khojastehmehr, 2009). Por ejemplo, un estudio de William Goode, en 1948, en donde las quejas mencionadas más frecuentemente reportadas por las mujeres fueron la falta de apoyo, el consumo excesivo de alcohol y la negligencia. Veinticinco años después de este estudio, Kitson y Marvin, en 1982, encontraron que las mujeres reportaron la falta de habilidades de comunicación de su ex marido, el conflicto interno de rol de género, el sexo fuera del matrimonio, la desconfianza, inmadurez, y problemas con la bebida como sus razones para el divorcio (Khojastehmehr, 2009) Nelly (1982) encontró que las mujeres que quejaban frecuentemente de sentirse no amadas y de tener su competitividad e inteligencia menospreciada constantemente por sus maridos (Khojastehmehr, 2009). Asimismo, algunos investigadores han informado que los hombres se adaptan mejor al divorcio que las mujeres, sufren menos que éstas las consecuencias económicas del divorcio y, como consecuencia, no se ven obligados a cambiar de residencia (Yárnoz, 2008)

Por otro lado, en México, uno de los aspectos básicos a la disolución voluntaria de las uniones por separación o divorcio es la edad de la mujer al inicio de la unión conyugal.

Estudios demuestran que mujeres que se unieron antes de los 21 años tienen mayor probabilidad de disolver su unión voluntariamente en comparación con las que se unieron en edades posteriores (Ojeda, 2008). Años más tarde se reportó en otro estudio, las entrevistadas en la Ensare 2003 confirman no solo la tendencia, sino que presentan un corte de edad que sistemáticamente disminuya a aumente la probabilidad de disolución (Ojeda y González, 2008). Así, la mayor edad a la unión, menor probabilidad de disolución voluntaria. Por otro lado, el tamaño de la localidad de residencia también marca diferencias, ya que los residentes en localidades urbanas tienen mayor probabilidad de que sus uniones terminen en separación o divorcio (Ojeda y González, 2008).

 

MÉTODO

Se utilizó una muestra constituida por 41 participantes, de los cuales 24 corresponden a mujeres y 17 a hombres. Todos son residentes de la ciudad de México, en un rango de edad entre 25 y 65 años, También se consideraron los años que la persona tenía divorciada, esto con el fin de explorar su percepción de sus motivos de divorcio a la fecha. La regla de inclusión fue que en el momento de responder el cuestionario, los entrevistados se encontraran legalmente divorciados. 

La versión final consiste en una escala auto-administrada que consta de 30 ítems. Se trata de una escala tipo Likert, que tiene las opciones de respuesta que van desde 1 totalmente de acuerdo hasta 5, totalmente en desacuerdo. Consta de cuatro dimensiones: 1) Falta de comunicación, 2) Infidelidad, 3) Problemas económicos, y 4) Violencia.

La primera es la falta de comunicación, que se define como la imposibilidad de expresar o decir mutuamente lo que sienten o lo que piensan, y para identificarla se designaron 12 ítems. La segunda dimensión es la infidelidad es la relación fuera del lazo conyugal que uno de los miembros establece con otra persona, y con quien obtiene no solamente una relación sexual, sino también una relación de tipo amorosa. Esta puede ser a corto o a largo plazo, y para identificarla se asignaron 2 ítems. Como tercera dimensión, tenemos los problemas económicos, considerado como la falta o carencia de recursos económicos dentro del matrimonio y como resultado se presentan serios problemas financieros que afectan la relación de pareja, así como se también se pueden presentar conflictos en relación al gasto y administración del dinero. A esta dimensión se le designaron 7 ítems. Y finalmente, la última dimensión es la violencia, que es el acto de abusar de la fuerza o autoridad para dañar, perturbar o agredir, ya sea física o verbalmente a la pareja. Se asignaron 9 ítems.

Instrumento

A los participantes se les entregó personalmente el cuestionario. Se les pidió que contestaran la misma con honestidad. También se les informó que los datos aportados se tratarían confidencialmente y que utilizarían de manera exclusiva con fines de investigación, y que no sería necesario escribir su nombre, ni ninguna señal que permitiera su identificación. Una vez terminada la aplicación del instrumento, se despedía al participante agradeciéndole su colaboración.

RESULTADOS

El análisis del presente trabajo tiene dos vertientes, la primera es la consistencia interna del instrumento y segunda las comparaciones de los factores de divorcio por género y por el periodo de estatus de divorciado en cohortes (1-10 y 11-27).

Con el fin de conocer la consistencia interna del instrumento, se utilizó el Alpha de Cronbach para estudiar las intercorrelaciones ítem – escala, así como su confiabilidad total. Esta permitió identificar que de los 30 reactivos que conformaron la escala original, 8 no demostraron una correlación significativa con ninguna escala, por lo cual se retiraron, y de esta forma, el total de reactivos fue de 22. Sin embargo, posteriormente los 8 reactivos que se retiraron se analizaron de forma individual.

 

DISCUSIÓN

El objetivo general de este trabajo fue estudiar y comprender el papel de cuatro factores que llevan al divorcio en la pareja. Para ello, se realizaron cuatro tareas. La primera fue diseñar un instrumento que midiera los cuatro factores a explorar, en el cual surgieron cinco nuevos factores, que son confianza, confirmación de expectativas de la vida cotidiana, abuso de alcohol y drogas, estatus socio – económico y estabilidad económica, y por otro lado, el factor infidelidad fue divido en dos perspectivas, la primera en le fueron infiel y el segundo en fue infiel. La segunda que se persiguió fue realizar un análisis de consistencia interna del instrumento, en donde al utilizarse el Alpha de Cronbach para estudiar las intercorrelaciones ítem – escala, se pudo identificar que de los 30 reactivos que conformaron la escala original, 8 no demostraron una correlación significativa con ninguna escala y por esta razón, se retiraron. Ahora el total de reactivos fue es de 22 ítems. Posteriormente los 8 reactivos que se retiraron se analizaron de forma individual.

El tercero fue hacer una comparación por sexo del peso que los participantes otorgan a cada factor. Finalmente, como cuarto objetivo fue obtener la percepción de la importancia que tiene el periodo de tiempo de divorciado comparándolo en dos cohortes. La primera de 1 a 10 años y la segunda de 11 a 27 años, y se encontró que los participantes demostraron que no hay diferencia entre más o menos tiempo de divorciado, ya que los factores afectan de igual forma. Se diseñó un instrumento para medir los cuatro factores a estudiar, la falta de comunicación, la infidelidad, los problemas económicos y la violencia, sin embargo, la muestra, al someterla al Alpha de Crobanch nos indicó que existen otros factores que los individuos consideran de peso para divorciarse, que son la confianza y la diferencia de estatus socio – económico, la confirmación de expectativas de la vida cotidiana, que se refiere básicamente a identificar si la pareja le hacía saber cuando algo no era de su agrado a algo le molestaba y el abuso de alcohol y otras drogas.

Un hallazgo de este estudio es que los participantes no consideraron un problema de comunicación cuando su pareja no le hace saber que algo le molesta o no está de acuerdo, simplemente lo catalogaron como algo diferente que se identifica como la confirmación de expectativas de la vida cotidiana en la pareja. Otro hallazgo a considerar es que la muestra nos arroja que el abuso de alcohol y drogas no se considera dentro de la dimensión de violencia, a pesar de que el INEGI en su Síntesis Metodológica de la Estadística de Divorcios (2003) indica que la dependencia del alcohol y otras drogas sí está relacionado con la violencia, ya que al hacer uso de estas sustancias el abusador minimiza su responsabilidad personal por estar en estado inconveniente.

Podemos identificar que algunos de los factores que se han venido reportando desde el siglo pasado (INEGI, 2003), estos siguen siendo razones para divorciarse, la diferencia es que en la actualidad existe una mayor apertura de género, ya que las mujeres pueden expresar los factores de su divorcio sin ser juzgadas por la sociedad, así como ahora son ellas las que demandan más el divorcio.

Dentro de los resultados, en realidad no se encontraron diferencias significativas al compararlos por sexo y esto nos hace pensar que las razones por las cuales los individuos se divorcian afectan casi de igual manera a ambos sexos. Podemos considerar que por ejemplo, una infidelidad es dolorosa para ambos, sin embargo, si se encontraron diferencias significativas en la comparación por cohortes, ya que la muestra nos arroja que cuando se tiene más años de divorciados, se concede más importancia a la falta de comunicación, a la violencia y los problemas económicos.
Wolcott (1999) menciona que todos los estudios que hablan de ruptura de relaciones indican que en realidad no es solo uno el factor por lo cual las parejas se divorcian, sino que son muchos los factores que podrían haber dado lugar al divorcio. También Thompson (1960) nos dice que en algunos matrimonios son varias las circunstancias que hacen que la relación se deteriore, sin embargo, hay otras que hacen que estos problemas fortalezcan sus lazos. Y en este estudio podemos ver que así como se identificaron cuatro factores, surgieron dos más, que son la confianza y la diferencia de estatus socio – económico.

Es por esta razón que podemos considerar que si en un estudio relativamente corto por la escasa población a la cual se aplicó, así como por haber sido un instrumento de solo 30 ítems, surgieron dos factores más que ya se mencionaron, es posible pensar que las causas por las cuales la parejas se divorcian son indeterminadas.

El fenómeno del divorcio, evidentemente puede tener implicaciones psicológicas en las personas que lo padecen, y estos cuatro factores que hemos analizado son simplemente una pequeña muestra de lo que puede desencadenar el divorcio, ya que como lo hemos comentado, las razones para divorciarse son infinitas, y en cada pareja son diferentes.

El impacto psicológico no solo es por el hecho de divorciarse, sino también por el haber pasado por situaciones tan complejas y dolorosas durante la vida de matrimonio, habiéndose destruido el amor, la ilusión, el compromiso con la persona con quien en un inicio se creó un lazo que se pensaba irrompible. Es así como si partimos de lo explicado por Sánchez Sosa (1997) el malestar y sufrimiento son inherentes al deterioro en las relaciones de pareja, el conflicto y la separación conyugal suelen constituir componentes de problemas más amplios y complejos tales como problemas sociales y de salud pública, en la medida en que interactúan con o potencian a otros problemas del comportamiento, presentando efectos dañinos sobre el individuo, su familia y la sociedad.

Dentro de las propuestas para mejorar este estudio, está la opción de complementarlo con una investigación cualitativa, ya que el instrumento solo se refería a cuatro factores en específico, y esto solo permite identificar a los factores como parte de un todo. En una investigación cualitativa, se podría identificar cual factor es el predominante en cada pareja y así explorar a fondo las razones de su divorcio, lo cual no se puede identificar a profundidad por medio de la investigación cuantitativa, ya que el único contacto que se tiene con los participantes es por medio de los cuestionarios.

Una limitante importante es que la muestra fue aplicada solo a 41 participantes, y esto nos permite tener una visión corta. Para mejorar el estudio, la muestra debería ser aplicada a una población mucho más grande, así como aplicarlo a un mismo número de mujeres que hombres, ya que esta fue aplicada a 23 mujeres y a 17 hombres.

Por otro lado, en el instrumento no se preguntó el tiempo de casado y es por esa razón no se pudo hacer una investigación un poco más extensa para identificar si los factores que se describieron en este estudio eran causantes de divorcio en relación a la duración del matrimonio, ya que probablemente en un corto o largo periodo de casado, estos factores afectan de forma diferente.

Evidentemente, el divorcio en algunas ocasiones, es inevitable, pero como lo sugiere Rincón (1994), menciona algunas características que pueden hacer que la pareja sea más propensa al divorcio, como lo es contraer matrimonio antes de los 21 años de edad, debido a que los cónyuges probablemente no están preparados para llevar una vida de matrimonio, otra característica es tener una religión diferente a la del cónyuge, contar con la desaprobación de los padres y amigos de la pareja, así como contraer matrimonio por causa de un embarazo. Todas estas circunstancias pueden servir como una alarma en que algo podría salir mal en la vida de casados.
También Napler (1994) establece que hay ciertos patrones que llevan al divorcio, en donde uno de los cónyuges busca cercanía y reafirmación, incrementando su dependencia y apego, mientras que el otro, busca separación e independencia ya que este tipo de parejas no se casan de manera accidental, sino por una necesidad de definir sus necesidades separadas en relación al otro. La ruptura de parejas en muchas ocasiones se debe a que el hombre, desde pequeño es educado como un elemento activo que abandona el hogar, y esto puede estar ligado en el futuro de la pareja con la violencia y la infidelidad, mientras que la mujer raramente se aleja del compañero y los hijos (Garza, 2006).

Para los terapeutas quienes trabajan con parejas divorciadas, esta investigación puede ayudar a identificar cuáles son los principales factores de la separaciones, y porque se dan, sin embargo, todo dependerá de cada historia de vida, ya que cada individuo es diferente y su divorcio es diferente también.

En conclusión, como lo menciona Ojeda (2008), el divorcio como hecho social afecta directamente a las familias mexicanas, y en este estudio hemos descrito solo 4 de los factores de divorcio que de acuerdo a un interés personal, así como a lo observado, son los causantes de un conflicto en la pareja que no fue posible resolver, y que probablemente por falta de empeño en la pareja por solucionar estos problemas, por egoísmo o por desamor se tiene como resultado un divorcio.

REFERENCIAS:

1. Esteinou, R. (1996) Fragilidad y Recomposición de las Relaciones Familiares, CIESAS, México.

2. Flores M., Díaz-Loving, R. & Rivera S. Chi A. (2005) Poder y Negociación del conflicto en diferentes tipos de matrimonio.

a. Enseñanza e Investigación en Psicología. 10, 337 – 353.

3. García, B., De Oliveira O. (2007) Una Obra sobre las Dinámicas familiares en México Economía, Sociedad y Territorio, 5(23) 833¬

4. 848.

5. García D., García M., Ballesteros B., & Novoa M. (2003) Sexualidad y Comunicación de pareja en mujeres con cáncer de cérvix: Una Intervención psicológica. Universitas Psychologica. 2(002) 199-214.

6. Garza E., Caracho D., Manautou A., Garza M. & Khoury E. (2006) Factores psicosociales en el Divorcio durante los primeros cinco años de matrimonio. Mexico

7. Gigy, L. & Nelly, J. (1992) Reasons for Divorce: Perspectiva of Divorcing Men and Women, Journal of Divorce & Remarriage, 18 (1) 169-187.

8. Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2000) Informe de País sobre el Estado Actual de los Sistemas de Registro Civil y Estadística Vitales. México

a. Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2003) Síntesis Metodológica de las Estadísticas Vitales, México.

9. Instituto Aguascalentense de las Mujeres (2007) Violencia como causa de Divorcio. México

a. Khojastehmehr, R. (2009) Identification of Divorce Factors of Women, Journal of Applied Sciences. 9(20) 3758-3763.

10. Moncó, B. (2010) Código de Interpretación de los Acuerdos Económicos del Divorcio: El Caso de las Familias Reconstituidas. 10(2)

11. Montes-Berges, B. (2009) Patrones de comunicación y satisfacción en la relación de pareja: Validación y Análisis de estas escalas en muestras españolas. Anales de Psicología. 25(2) 288 – 298.

12. Ojeda, N. (2008) Divorcio y separación en México en los albores del siglo

a. XIX. Revista Mexicana de Sociología, 70(1) 111-145.

13. Pérez, J. (2008) Análisis multiestado y multivariado de la formación y disolución de las parejas conyugales en México. Estudios demográficos y Urbanos, 23(3) 481-511.

14. Pérez C., Davins M., Valls C. & Aramburu I. (2008) El Divorcio: Una aproximación psicológica. La Revue du REDIF. (1) 39-46.

15. Quilodrán, J. (2003) La Familia, referentes en Transición. Papeles de Población. 37

16. Ramos, A. (2007) Convenio de divorcio, género y justicia: y la perdedora es… La Ventana. 26(6)

17. Sánchez R. & Díaz-Loving R. (2003) Patrones y Estilos de Comunicación de la Pareja: Diseño de un inventario. Anales de Psicología. 19(002) 257-277.

18. Sánchez Sosa, J., Hernández L. & Romero M. L. (1997) Predictores psicosociales del fracaso conyugal: Un estudio exploratorio. 3(2) 126-136.

a. Serie Estadísticas de Genero (2003) El enfoque de género en la producción de las estadísticas sobre la familia, hogares y vivienda en México. Una guía para el uso y una referencia para la producción de información. México

19. Torres, M. (2000) Una mirada a los distintos tipos de familias. Un estudio de caso en la Universidad Simón Bolivar.

20. Torres, M. (2009) ¡Viva la familia! Un panorama de la legislación vigente en México. Alteridades, 19(38) 41-54.

21. Torres, T. (2009) El Compromiso y la Estabilidad en la Pareja: Definición y Dimensiones dentro de la Población Mexicana. Psicología Iberoamericana. 17(1) 38-47.

22. Wolcott, I. & Hughes J. (1999) Towards understanding the reasons for divorce. Working Paper. 20, 1-29.

23. Yárnoz S., Guerra, J., Comino P., Plazaola, M., & Biurrum, J. (2008) Características demográficas, actitudes y dependencias en la adaptación al divorcio. Ansiedad y Estrés. 14(1) 43-53.

 

Autor por correspondencia: andrealimonfonseca@yahoo.com.mx

Publicado 30/06/2012 por estudilloestrada en Familiar

Etiquetado con , ,

Recompensa a quien logre responder una vieja interrogante científica.   Leave a comment

La Royal Society of Chemistry (RSC) del Reino Unido ofreció 1.000 libras esterlinas de recompensa a quien logre responder una vieja interrogante científica: “¿Por qué el agua caliente puede congelarse más rápido que la fría?”.

La desconcertante pregunta ha mantenido perplejos a los mejores investigadores del mundo, incluyendo a grandes pensadores como Aristóteles, Francis Bacon y René Descartes, consignó The Guardian.

Y es que si bien se han entregado algunas luces, nadie ha podido explicar con exactitud por qué el agua mientras más temperatura tiene menos tarda en congelarse. Por ejemplo:  Si pongo agua a 30ºC en el congelador demorará mucho menos que si pongo agua a 5ºC.

Aburridos de intentar dilucidar esta duda, la RSC espera que algún ciudadano llegue con una explicación convincente del fenómeno, conocido como efecto Mpemba, y entregue algunas ideas creativas para, de paso, resolver de una vez por todas el misterio.

Cabe mencionar que este problema recibió su nombre en la década del ’60 cuando un estudiante llamado Erasto Mpemba observó la situación en una sala de escuela de Mkwawa, ubicada en Tanzania.

La fecha límite para responder a la interrogante es el 30 de julio, cuando ciudadanos comunes deberán competir con experimentados estudiantes de postgrado patrocinados por la Royal Society of Chemistry, quienes al mismo tiempo intentarán resolver el enigma, encerrados en un lujoso hotel en Windsor Great Park durante la primera semana de los Juegos Olímpicos.

Los 60 alumnos son parte de Hermes 2012, un proyecto patrocinado por RSC, que pretende recoger a algunos de los estudiosos más brillantes de todo el mundo.

Registra tu respuesta en:       http://www.hermes2012.org/ice/

Compartido por: Webmaster

Publicado 29/06/2012 por estudilloestrada en Educación, General, Naturaleza

Etiquetado con

Foo Fighters   Leave a comment

 

Foo Fighters

 

 

 

Foo Fighters- The Pretender

 

Foo fighter

 

Foo Fighters – These Days

 

 

 

Publicado 27/06/2012 por estudilloestrada en Musica, Web

Etiquetado con ,

Mejores condiciones laborales vs Peores condiciones laborales   Leave a comment

Calidad de Vida y desarrollo sustentable

Mejores condiciones laborales vs Peores condiciones laborales


Introducción

La actividad laboral en las sociedades ha sido un pilar necesario para su funcionamiento, la cual no ha sido aprovechada en su totalidad por el hombre; y, ¿A que me refiero con que no ha sido aprovechada? me refiero a la regulación de normas y prácticas laborales que definitivamente no han sido una prioridad en la lista de intereses globales ya que a pesar de nuestra inevitable tarea de sobrevivir y subsistir al medio y por lo tanto accionar un método de intercambio de esfuerzos físicos y mentales que producen la satisfacción de diversas necesidades del hombre nos dedicamos y empeñamos en no reconocer nuestra dignidad como personas y dejar a un lado la humanización que por naturaleza es nuestro deber analizar y desarrollar con cualquier ser vivo así como el respeto a nuestro hábitat que debido ciertos modos de vida adquiridos hemos contribuido y contribuimos para acabar con nosotros mismos a manera de “auto sabotaje” o bien por la ignorancia de ciertas maneras de vivir que nos están matando poco a poco, con la ayuda de la hegemonía corporativa global y trasnacional teniendo como estandarte una sociedad de consumo y de enriquecimiento brutal acosta de deficiencias en los sistemas de seguridad social, laboral, salud, educación y cultura no hay meta más alta que la supervivencia, no importa de qué manera o como llegue, sino que llegue. Teniendo a Estados Unidos como uno de los protagonistas y promotores de muchas maneras de vivir que para unos es como debe ser y para otros no tanto.

Distintas necesidades laborales.

Las condiciones laborales de las personas pueden variar de acuerdo al estrato social en que se encuentren, ejerciendo un rol en la sociedad que se desempeña en un determinado trabajo teniendo como objetivo atender las necesidades humanas y en su caso la producción de bienes que les permita subsistir. Pero no siempre contamos con todas las características deseables y favorables en una determinada función ya que algunas cuentan con muy bajas remuneraciones, escasa cobertura social y alto incumplimiento de las normas laborales o bien el desinterés por generar empleos.

El empleo en gran medida debería de ser generado tanto por el gobierno, como el sector privado y las pequeñas y medianas empresas. Pero actualmente esto no está ocurriendo. Actualmente tomando como referencia la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), de los 36.5 millones de personas que laboran en un sector económico no agropecuario, 17.7 millones lo hacen en un micro negocio, en donde 9.7 millones no tienen un establecimiento. Estas cifras coinciden cuando se observa que en abril pasado la tasa de desempleo fue de 5.25% marcando con ello un importante incremento en el número de personas que se encuentran sin trabajo. Por lo tanto, esto provoca altos índices de migración y suelen tener un profundo efecto en la composición socioeconómica y étnica de las sociedades, que se traduce en nuevos retos políticos relativos que debería incluir una buena integración de los migrantes en la sociedad acogida; así como en la manera que los perciben los países de origen; y bien en la visión de la migración que tiene la comunidad en general.

Los Estados Unidos de América siguen siendo el principal país de destino con una población hispana que prácticamente se ha duplicado los últimos 10 años. En 2010, los Estados Unidos de América daban acogida alrededor de 43 millones de extranjeros, lo que representa el 13,5% de la población total del país,(Banco Mundial, 2011b) dando lugar a una desigualdad social y económica con los migrantes en un país ajeno al suyo; por ejemplo la controvertida legislación de Arizona a nivel de estados, ocupo los titulares de los medios de comunicación en abril de 2010 a raíz de la promulgación del proyecto de ley del Senado n.1070, autorizando a las autoridades policiales a interrogar a toda persona que levante sospechas razonables con respecto a su estatuto de inmigración y exigen que los inmigrantes porten en todo momento los documentos que acreditan su estatuto de residencia. Por esta y muchas otras razones es primordial analizar y atender a las necesidades de un sector de la población; que exige que el migrante que se encuentre en un país distinto del que es originario sea tratado con dignidad y respeto en todos los sentidos

Otro ejemplo es la duración de la jornada laboral, que no son respetadas las cifras y son igualmente preocupantes: poco más de 8 millones de personas trabajan más de 48 horas a la semana, al mismo tiempo que 4 millones únicamente lo hacen para un periodo de entre 15 y 34 horas, y cerca de un millón más labora menos de 15 horas.

Origen de desigualdad

El interés económico es un factor clave y fundamental para la desigualdad de condiciones laborales ya que grandes empresas prefieren tener grandes ganancias económicas en lugar de ofrecer mejores condiciones, servicios y lugares donde sus trabajadores se desempeñan durante muchas horas afectando directamente su calidad de vida.

La globalización es también un factor clave, la rápida integración económica y la liberalización del comercio, la inversión, y los flujos han acelerado considerablemente el ritmo en que el mundo ha generado miles de nuevas formas de trabajo.

El efecto de estas tendencias, y de la creciente superioridad corporativa, ha sido ha sido devastador para los niños en todo el mundo.

Un artículo de 1996 titulado < India´s Child Slaves>, que apareció en el International Herald Tribune, consigna que 15 millones de niños en la India trabajan de once a doce horas diarias en condiciones peligrosas y son golpeados si tratan de escapar. En la industria de la seda-financiada por el Banco Mundial-, niños de seis y siete niños son obligados a sumergir sus manos en agua hirviendo (Morris Berman, 2000, 48).

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo de la ONU su objetivo primordial es:
“Promover oportunidades para que mujeres y hombres puedan obtener un trabajo decente y productivo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana” ( Juan Somavia, Director General de la OIT).
Pero un dato proveniente de esta misma institución nos dice que<250 millones de niños entre cinco y catorce años trabajan en Asia, África y América Latina, y esto supone esclavitud, prostitución y trabajo en industrias peligrosas>. Por el otro lado podemos observar que niños aproximadamente de la misma edad pero nacidos en Finlandia tienen una calidad de vida muy por encima que la de estos niños, pero una calidad de vida que se basa en la Educación, de lo contrario a Estados Unidos, Finlandia ha establecido modelos educativos con los que sus estudiantes son los que menos horas van a clase, disfrutan 3 meses de vacaciones, pasan menos tiempo en la escuela y los estudiantes rara vez tienen tarea y exámenes pero es la manera en que adoptan nuevas tecnologías encontrándose en el ranking top del mundo de países con mejor educación.

Hoy en día podemos ser testigos que a nivel mundial los jóvenes tienen tres veces mayores probabilidades de estar desempleados que los adultos, y más de 75 millones de jóvenes en todo el mundo están buscando trabajo. El riesgo de una generación de trabajadores jóvenes marcada por una peligrosa alta de desempleo, de creciente inactividad, trabajo precario en los países desarrollados y de un aumento de trabajadores pobres en el mundo en desarrollo.

Seguridad social

Según la OIT Cada 15 segundos, un trabajador muere a causa de accidentes o enfermedades relacionadas con el trabajo.

Las condiciones de seguridad y salud en el trabajo son muy distintas entre diferentes países, sectores económicos y grupos sociales. Los países en desarrollo pagan un precio especialmente alto en muertes y lesiones, pues un gran número de personas están empleadas en actividades peligrosas como la agricultura, la pesca y la minería. En todo el mundo, los pobres y los menos protegidos – con frecuencia mujeres, niños y migrantes – son los más afectados.

En 1991, Nike obtuvo ganancias de 3,000 millones de dólares pagando a los trabajadores de su fábrica en Indonesia-en su mayoría mujeres pobres y desnutridas-1.03 dólares por día, ni siquiera lo suficiente para comida y techo (Just do it!). (Morris, Berman, 2000, 49).

Por esta misma razón hay que poner particular atención cuando compremos un suéter nuevo y la etiqueta dice Hecho en Filipinas o bien un radio con la estampa de Hecho en Corea ya que aparentemente son inofensivos pero estaremos contribuyendo a que este sistema siga funcionando aparte de que no tendrá una durabilidad más allá de unos seis meses aproximadamente.

Google

Como todos sabemos, Google es una empresa dedicada al ramo tecnológico cuyo principal producto es el motor de búsqueda mas conocido de internet.

Esta empresa se destaca principalmente por sus estándares laborales, los cuales según estudios recientes han permitido que este corporativo se posicione entre los mas importantes a nivel mundial, generando ganancias de miles de millones de dólares al año.

Estudios recientes han comprobado y llegado a la conclusión de que los empleados de una empresa mejoran su rendimiento si las condiciones en las que labora son favorables entre las cuales destacan: uso de internet, buenas instalaciones y recesos.

Esto se comprobó gracias a una investigación realizada por a Universidad de Melbourne, la cual corrobora que el empleado, al ser expuesto a condiciones de trabajo estresantes, falta de distracciones (como lo puede ser paginas sociales en la red y las cuales en la mayoría de las redes empresariales son de carácter prohibido), entre muchas otras, no son tan productivos que si se les expone a las condiciones opuestas a las antes mencionadas.

Google es una gran ejemplo de esto, ya que sus instalaciones están perfectamente adaptadas para crear un ambiente de tranquilidad, además de su política de trabajo, en la cual pereciera que los empleados estas de vacaciones ya que los edificios de esta empresa cuentan con cuartos de sueño, mesas de juego, salas de entretenimiento entre muchas otras actividades, todo pensado para tener cómodos a sus empleados, manejando una ideología de trabajo muy revolucionaria “tratar bien a los empleados para que generen mas a la empresa”.

En esta empresa cada quien administra su tiempo, no existen horarios, solo debes de cumplir con tus deberes a tiempo, no tienes un lugar exclusivo.

Esta ideología debería de ser implementada en todas las empresas ya que “tener empleados contentos significa mayor ingreso a tu empresa” además de que dejas de ver a los empleados como simples módulos funcionales y empiezas a verlos como tus semejantes, como un ser humano el cual debe de recibir e mismo trato y no ser explotado.

Adoptando estas políticas laborales podríamos crear una sociedad mas funcional y estable, en donde toda persona disfrute su trabajo, le guste estar en su oficina y con mayor entusiasmo generara buenos proyectos.

Conclusión

En esta última parte es en donde nos da vueltas la cabeza y nos preguntamos hoy como al inicio de este curso, ¿En que radica una calidad de vida? radica en la longevidad de las personas o bien en el ingreso del PIB por persona? Tan solo no lo que buscamos es una mejor convivencia, donde la gente se preocupe mas por su tiempo libre con el cual pueda realizar otro tipo de actividades ya sea culturales o deportivas y no solo viva para trabajar, un trabajo en el cual la gente asista gozosa y satisfecha de ir y de saber que está siendo productiva de una distinta manera a la que hemos estado acostumbrados siendo responsables con el otro y el medio ambiente. En el cual no haya desigualdades económicas y sociales, yo creo que más de una persona desearía esto, pero pensamos que para llegar a anhelar estas metas lo que necesitamos son más opciones, si así es, más opciones de vida, de trabajo, de educación que no solo vendrá de los más altos puestos o mandos de un país o una nación sino de el inalienable poder de una población de hacerse consciente de que está inmersa en grupos sociales, grupos sociales que son diversos y que van cambiando sus necesidades.

Teniendo como principio que el poder no es malo sino para que y como ocupes ese poder es lo que realmente importa.

Referencias

  • Organización Internacional para las Migraciones (OIM) (2011): Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2011.
  • Organización Internacional para las Migraciones (OIM) (2010):Políticas Públicas sobre la Migración laboral.
  • Morris Berman (2000) : El crepúsculo de la cultura americana.

http://www.ddsmedia.net/blog/2009/04/mejores-condiciones-aumenta-el-rendimiento-en-el-trabajo-google/

http://www.eluniversal.com.mx/articulos/55952.html

http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/lang–es/index.htm se tomo el 10-ene-2012

http://www.youtube.com/watch?v=GWPeR-U2TRc&feature=BFa&list=HL1334272566&lf=mh_lolz

Compartido por:   Webmaster

Publicado 27/06/2012 por estudilloestrada en General, Web

Etiquetado con , , ,

Imágenes desde la Euro2012 ( Polonia – Ucrania )   Leave a comment

En los grandes acontecimientos deportivos, el color siempre lo ponen los aficionados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy nos centramos en algunas de las mujeres que han dado color en las gradas de los campos de fútbol en Europa.

Compartido por: Webmaster

Publicado 21/06/2012 por estudilloestrada en Deportes, Internacional, Web

Etiquetado con

Blade Runner celebra 30 años   Leave a comment

 

Principal

 

 

En octubre los estudios Warner Bros. sacarán una edición para coleccionistas en Blu-ray y DVD del clásico filme de Ridley Scott

 

 

 

LOS ÁNGELES, 21 de junio.- La película de culto Blade Runner cumple 30 años sin los replicantes ni las colonias espaciales anticipadas en la trama futurista de esta cinta considerada una de las obras maestras de ciencia ficción.

El filme dirigido por Ridley Scott y basado en la novela de Philip K. Dick, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, se estrenó en Estados Unidos el 25 de junio de 1982, el mismo año que E.T.: The Extra-Terrestrial , Star Trek II: The Wrath Of Khan y Tron, todas con mayor éxito comercial que Blade Runner.

Pasa de un fiasco a clásico

“Pasó de fiasco a clásico sin haber sido nunca un éxito”, declaró Scott en una ocasión preguntado por el impacto del filme.

La cinta, protagonizada por Harrison Ford, Sean Young, Edward James Olmos y Daryl Hannah, entre otros, seguía los pasos de Ford que encarnaba al detective Rick Deckard o Blade Runner quien tenía que volver al servicio para dar caza a unos robots de aspecto humano llamados replicantes que se habían rebelado tras tomar conciencia de sí mismos.

Esos replicantes, que formaban parte de una colonia espacial, regresaron a la Tierra con la intención de encontrar a su creador y, tratados como delincuentes, terminan por demostrar tener más humanidad que sus fabricantes.

La historia transcurre en la ciudad de Los Ángeles en el año 2019, una fecha que en 1982 sonaba a ciencia ficción y que ahora, a siete años vista, se queda corta para albergar ese sombrío y lluvioso futuro en el que se convierte la casi siempre soleada ciudad californiana.

El rodaje fue complejo, no exento de tensiones, y su debut fue poco prometedor. La versión original, la más oscuras de todas, no funcionó bien con el público en los pases previos realizados en varias ciudades de EU por lo que Scott aceptó alterarla para dejar un sabor de boca más vitalista.

En la primera Blade Runner se insinuaba que el personaje de Ford era también un replicante, algo que el director confirmó en el año 2000.

El futuro en cinco versiones

En total, a lo largo de los años Scott montó cinco versiones diferentes del largometraje, la inicial, la versión oficial de 1982 en EU, una para los mercados internacionales ese mismo año, la llamada “del director” de 1992 en la que se eliminó el final feliz y la conocida como “montaje final” publicada por el 25 aniversario.

En octubre y con motivo de las tres décadas de Blade Runner, Warner Bros. sacará una edición para coleccionista que estará en formato Blu-ray y en sus varias versiones también en DVD.

Blade Runner fue uno de esos casos de producto adelantado a su tiempo, heredero de títulos como Metropolis (1926) de Fritz Lang, y cuya influencia se dejó notar en sagas como The Matrix, la más reciente de Batman , o películas como Minority Report y Prometheus , por citar algunas.

El filme de Scott se enmarca dentro de la tendencia artística del llamado ciberpunk, muy popular en los años 80, y su influencia traspasó la pantalla hasta el punto de que la película es un tema de análisis por la arquitectura de los edificios que se muestran y sus replicantes son una referencia para los científicos expertos en robótica.

Otro de los legados de la película fue su inconfundible banda sonora compuesta por el griego Vangelis que tampoco tuvo éxito inmediato y tardó 12 años en ser comercializada como un disco.

Blade Runner nació con idea de ser una saga aunque el proyecto nunca tomó forma tras su pobre estreno, algo que la productora Alcon Entertainment se ha propuesto subsanar en los próximos años en colaboración con Ridley Scott, quien ha asegurado que dirigirá una secuela que no se centrará en el personaje de Harrison Ford.

Escena más famosa en la historia

Video de la Copa Mundial de Fútbol   Leave a comment

Este es un video de las jugas más espectaculares en las Copas Mundiales de Futbol más recientes.

Compartido por: JohnnieBeGood

Publicado 15/06/2012 por estudilloestrada en Corto Animado

Etiquetado con